WhatsApp: por qué no hay que mandar mensajes que digan solamente “hola” y otras reglas de etiqueta para el mensajero

0
1

Armaron un portal que explica por qué mejora la comunicación decir directamente lo que se quiere. Otras claves para mejorar el uso de la plataforma.

WhatsApp: por qué no hay que mandar mensajes que digan solamente “hola” y otras reglas de etiqueta para el mensajeroWhatsApp y un consejo para mejorar la comunicación: evitar decir «hola» y nada más.

“Imaginá a alguien te que llama por teléfono, te diga ‘Hola!’ y se quede callado”, resume una página creada para que la gente no diga solamente “hola” en un chat o mensaje de WhatsApp, nohello.net, que se traduce simplemente como “no hola”.

Ese mensaje inicial requiere que la otra persona responda otro hola, se arme una charla trivial que no aporta a la comunicación para, finalmente, llegar al motivo de la conversación.

Conocí esa página esta semana y compartí la idea en Twitter. El mensaje tuvo mucha repercusión: son muchos los usuarios cansados de otros que no valoran la comunicación asincrónica -con las personas participando en diferentes momentos- o que dan vueltas en vez de ir directo al grano.

¿Por qué no hay que decir “hola” o “buen día”, “¿te puedo hacer una pregunta?” o saludos sin más contenido? Porque eso implica esperar a que la otra persona responda, algo que puede hacer en segundos, en minutos o en horas. Eso no es todo. Cuando el receptor del “hola” salude otra vez, esto generará varios mensajes que no aportan nada a la conversación. Son una pérdida de tiempo.

En resumen: el “hola” solamente sirve para posponer la respuesta que podríamos recibir mucho antes. ¿Está mal saludar? ¡Por supuesto que no! Pero lo mejor es acompañar el “hola” o “buen día” con el pedido.

“Hola, cómo estás? Te escribo porque quería confirmar el horario de la reunión”. “¿Cómo va? Cuando puedas me mandás los datos de X cosa?”. Se saluda y se pide lo que se necesita. De esa forma, no importa si la otra persona ve el mensaje en el momento o tres horas más tarde, podrá respondernos sin tener que esperar un segundo mensaje con la pregunta o pedido.

En estos dos ejemplos, de “no hagas esto ”y “mejor probá esto” del portal nohello.net, vemos como en el primer caso la persona saluda, el otro responde después de varios minutos y recién ahí le hace la pregunta. En el segundo ejemplo, la mujer saluda y hace la pregunta en la misma oración. En ese chat Tim le podría haber respondido a Dawn una hora más tarde, y no necesitaba que ella esté online y le responda para decirle que “la cosa” es a las 3:30.

¿Otra posible solución para evitar los “hola” que requieren un diálogo trivial e innecesario fue recomendado por otros tuiteros. Y algunos hasta tienen un sticker para usarlo: “skip intro” (saltar introducción).

Reglas para mandar (o dejar de mandar) audios de WhatsApp
Otra de las polémicas más fuertes vinculadas a WhatsApp pasa por los mensajes de voz. La función tiene fanáticos, que los usan constantemente. Y detractores, que preferimos evitarlos casi siempre o los exceptuamos para situaciones muy puntuales.

El uso -y abuso- de los audios de WhatsApp hizo que la plataforma lance hace un tiempo una función que generó polémica: el acelerador de audios. Ya escribimos sobre el tema acá, por lo que vamos a dejar las recomendaciones para los mensajes de voz en la app de mensajería.

.Pedir permiso. No todo el mundo los elige como forma de comunicación, o no siempre pueden ser escuchados. Una buena regla es preguntarle al otro si se le puede mandar una nota de voz antes de enviarla. Lo mismo que hace mucha gente antes de llamar: preguntar si puede hacerlo.

.Brevedad. No hace falta una gran introducción y es mejor superar las dudas, los “eh” y los “¿qué te iba a decir?”. Pensar el mensaje antes de grabarlo y, frente a errores, dudas o vuelvas innecesarias, cancelarlo y grabar de nuevo. Es una buena forma de valorar el tiempo del interlocutor.

.Conocer al otro. Si nunca hablamos con la otra persona, comenzar la comunicación con un audio puede ser una pésima idea. Siempre hay que escribir, presentarse y después, respetando las otras reglas, enviar la nota de voz.

.Llamar. ¿Necesitás un ida y vuelta y no un monólogo? El celular, aunque muchos no lo recuerden, sigue siendo un teléfono. Si tenés que hablar largo y tendido, o querés charlar con otra persona, una llamada puede ser una mejor opción que los audios de WhatsApp. Estos, por supuesto, tienen una ventaja: son asincrónicos. Podemos ir “charlando en cuotas” y quizás es la mejor función de los audios.

.Lugar y privacidad. Grabá el audio en un lugar que no tenga ruido de fondo, para que el interlocutor lo pueda oír con claridad. Si estamos en medio de una manifestación, lo mejor es esperar… o escribir. También para escucharlos, lo mejor es hacerlo de forma privada. Acercándonos el teléfono a la oreja podremos escuchar solamente nosotros y no compartirlos con el resto de los pasajeros en un medio de transporte, los compañeros de oficina, facultad o escuela.

Déjanos tu comentario